Mi hogar no tiene puerta.

Sentado estoy de espaldas a la entrada solemne, guardo en la roja mochila las pequeñas verdades con las que he tropezado. La "bici" me traslada rumbo a lo desconocido llevando la esperanza de alegres y fraternos horizontes donde todas las puertas sean igualitarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario