Paz interior

Retrato
Si te opones con tus pensamientos, palabras o actos, a tu naturaleza, surgirá la dualidad y el desorden.
Encarna incesantemente lo que es verdad en ti, sin darle ninguna importancia a como se ve tu imagen en el exterior.
Vive de acuerdo a tu propia mirada, pues sólo tú conoces el exterior y el interior de ti mismo.
Si así actuas, no habrá en ti temor a la opinión de los otros, ni tampoco deseo de que te consideren, alaben o agradezcan.
Suficiente te será la paz obtenida por la certidumbre de haber actuado honradamente ante tus propios ojos.


Alumbramiento

Como una flor que se abre

Como una flor que se abre, el ser humano se expande, uniéndose en armonía consigo mismo y con todo, cuando encarna en si a un espíritu de fraternidad y amor hacia toda la creación.


El tiempo por venir

El tiempo por venir

Nos deslizamos por lo intemporal sobre un instante mágico.
A veces ese instante se difumina entre temores y esperanzas de un mañana por llegar.
Actuar para alcanzar ciertos objetivos nos transforma en esclavos del tiempo y servidores de valores efímeros.
Nuestro tiempo sólo tiene consistencia y verdad aquí y ahora.


El tiempo pasado

Photobucket

Las vivencias que hemos dejado atrás no nos han abandonado definitivamente. Están en nosotros, todavía, condicionando nuestra existencia con la inercia de nuestras acciones y omisiones.
Sólo en el presente se encuentra la energía capaz de erradicar esa esclavitud.


Desprendimientos

Otoño
Al igual que el árbol que sabe como desprenderse de sus hojas, sepamos nosotros despojarnos de todo aquello que nos impide ver nuestra verdad más íntima y la real naturaleza de nuestro ser verdadero.


Receta para mi mismo 2

Unificación
 Une en un abrazo lo cósmico y lo ínfimo.
Despierta a la única causa por la que existes.
Haz que tu estar no sea negociable.
Así aparece, nítida y sencilla, una Única Razón firme y constante.


Receta para mi mismo 1

Photobucket
 No violentes, no fuerces, no destruyas. Acepta el mundo como parte de la Obra Perfecta.
No lo dudes, existe un porqué para todo aunque tú no lo alcances.

Haz bien donde llegue tu mano y no tengas en cuenta el resultado.
Que tu acción sea única y creadora, sin que pierda valor al ponerla en función de obtener algo.

Al obrar hazlo con el bien y la belleza.
Si tus ojos no están fijos en una meta podrás captar, constante, la perfección de todo.

Si la vida no empleas como campo propicio para el lucro del ego, armonía vendrá a compartir contigo.


Los ojos de la noche

Los ojos de la noche
 ...Desearíais conocer el secreto de la muerte.
¿Pero cómo lo hallaréis a menos de buscarlo en el corazón de la vida?
El búho, cuyos ojos atados a la noche, son ciegos en el día, no puede descubrir el misterio de la luz.
Si, en verdad, queréis observar el espíritu de la muerte, abrid de par en par vuestro corazón al cuerpo de la vida.
Porque la vida y la muerte son una, así como el río y el mar son uno también...

Khalil Gibran